17 de enero de 2019

Palabras del escriba

Me preguntan —y me pregunto— qué es esto de escribir: qué lo impulsa y qué lo justifica. Se lo pregunta, tal vez, todo el que escribe de veras, todo aquél que se encuentra sorprendido frente al papel, pluma en mano (la imagen antiquísima se impone) y ve cómo va ésta dibujando, como por sí misma, filigranas de palabras en turbio tizón, brea oscura del pozo del que la abrevan las sombras. Quien escribe habita en el limbo del duermevela, bebe del manantial de lo incierto. Negra verborrea es su escritura, derrame incontrolable, flujo de las tinieblas que busca un cauce hacia la luz y el jardín radiante.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario