20 de diciembre de 2018

Eduardo Valenzuela: In memoriam


Eduardo Valenzuela

Fue Eduardo, desde sus días de alumno en el Departamento de Lenguas Modernas y Literaturas de la Universidad de Tejas en San Antonio, un miembro entusiasta del grupo que por un tiempo produjo la revista digital Labrapalabra. Convencido del valor de una publicación de este tipo, fue el único de los que trabajaron en la revista que continuó —cuando ésta parecía estar condenada a desaparecer—insistiendo en mantenerla activa y se ocupó de transformarla en lo que es ahora: un blog, formato que, a su parecer, simplificaba la publicación de textos e imágenes diversas, al no tener que depender de un número determinado de contribuciones para poder producir un número completo, con las obligadas secciones propias de una revista. A sus habilidades en el uso de la tecnología se han debido los varios formatos que Labrapalabra ha tenido a lo largo de más de diez años.

No hace muchos días Eduardo dejó repentinamente de acompañarnos en la tarea que tanto le interesó y entretuvo. Su muerte a principios de octubre de este año nos sorprendió dolorosamente, como toda muerte de alguien apreciado sorprende. Nos entristece tener que anunciarla en este blog y más nos entristece no contar ya con su presencia y dedicación. Quedamos de él para siempre —que, como lo prueba su partida, no es más que un mientras tanto— agradecidos de haberlo tenido como compañero de esta labor que, esperamos, poder seguir cumpliendo por mucho tiempo más, el que nos quede.


2 comentarios:

  1. Bello obituario con sentimiento verdadero. Los amigos don pocos y durle verlos it.
    El legado es Labrapalabra que cultivas con tu srte.

    ResponderEliminar
  2. So long Eduardo. Gracias por el legado.

    ResponderEliminar