16 de septiembre de 2018

Páginas de agua y arena

Vademécum, libro de horas, vanos intentos de apresar lo que transcurre y se olvida. Diario, dietario, bitácora, blog, memorias: todos productos de la ansiedad del tiempo y las arenas que éste esparce y desordena.

Son las dunas el paisaje más decididamente terrestre. Las dunas y altamar, de oleajes—agua y arena--que se borran a sí mismos. Obra del viento, el pasajero, el resoplido de la deidad impaciente.



No hay raíz que se aferre al perpetuo movimiento, ni brizna de hierba que perdure. Lo confirma la belleza fugaz de la rosa simbólica.


Imagen de Rebecca Bowman

No hay comentarios.:

Publicar un comentario