6 de septiembre de 2018

El asno de oro

Entre otras curiosidades--por no decir barbaridades--que se narran en la novela El asno de oro este castigo y tormento hace pensar en otro caso literario de hormigas devoradoras, esta vez en la selva sudamericana en el cuento de un autor que todos reconocer sin sinceridad de que lo nombre. 

El texto de la novela de Apuleyo es breve:

“. . .  hubo mucho enojo y tomolo desnudo y enmelado y atolo muy fuertemente a una huiguera vieja, que tenía muchas hormigas que hervían de un cabo a otro; las cuales, como sintieron el dulzor de la miel y el olor de la carne, aunque eran chicas, pero infinitas, con los continuos y espesos bocados que le daban, en tres o cuatro días le comieron hasta las entrañas, que dejaron los huesos blancos y sin carne ninguna, atados a la triste de la huiguera. . “ (El asno de oro. Libro Octavo. Cap III). 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario