6 de agosto de 2018

Un saco roto: Modo del blog

Eso de que en el camino se acomoda la carga lo comprueba la experiencia una y mil veces. Porque al echarse al camino el aventurero lo hace sin estar completamente seguro de cómo irá la cosa y si no se le desestibará el equipaje con los zangoloteos y peripecias del viaje.

Así, cuando hace ya más de diez años unos cuantos ilusos nos echamos a volar--nos pareció muy pedestre caminar--con la revista digital Labrapalabra, no teníamos idea de a dónde iríamos a parar con lo que más que un vuelo fue un revoloteo indeciso.

Dicho en breve, la revista dejó de ser tal y pasó a convertirse en un blog dedicado a la creación literaria y artística de quienes quisieran colaborar en él. Ante el relativo fracaso de tal propuesta, hubo de redistribuirse la carga y reconsiderar de nuevo el modo y objetivo del blog.

En esto he actuado solo. Decidí no hace mucho que Labrapalabra sería un blog tan inclusivo que bien podría tildárselo de "saco roto", "cajón de sastre"--y desastre--o "zafacón", incluso. Según se lo mire. En él irá cayendo un poco de todo.


Incluiré en este blog casi a diario entradas personales sobre variadas cuestiones. Material no me falta.

Pero no lo concibo como un blog puramente personal. Además de mis textos e imágenes iré publicando trabajos de otros. Quienes sean esos otros dependerá de ellos mismos.

Y sigamos adelante, que la carga se irá estibando en el camino.


1 comentario:

  1. Esperamos entradas. Recién descubierto el blog gracias a Humanidades Hispánicas. Saludos desde Andalucía.

    ResponderEliminar