4 de agosto de 2018

Torbellino

Torbellino es el de las aguas de la riada.
Torbellino el del aire en la ventolera.
Y también torbellino el de la mente activa, la que observa y piensa, la que imagina y fantasea. La que siente cómo se van generando en ella la tormenta del tornado y el desborde de los ríos.


Torbellino de torbellinos es la actividad mental del insatisfecho y el sorprendido. Desde la sorpresa  del relámpago captado en la instantánea del momento hasta el prolongado sentir los roces del tiempo contra las cosas. El sutil caer del polvo en el polvo del silencio y el precipitado caer de la gota sobre la piedra que resuena.

Torbellino del darse cuenta y del soñar. Del engañarse en el laberinto de los espejos y los ventanales. Del inventar el mundo con el raudal y el huracán de las palabras.

Torbellino todo lo que vive y lo que existe.


Define el caracol en su espiral de conchaiperla y torbellino la forma infinita del universo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario