26 de julio de 2018

Fumigación milagrosa

Cuenta Sir John Mandeville que “al pie del Monte Sinai hay una abadía de monjes, bien rodeada de altas murallas y con puerta de hierro por temor de las terribles y crueles bestias salvajes que viven en esos desiertos”, y que en “a ese monasterio nunca vienen ni pulgas ni moscas ni ningún otro tipo de sabandija de corrupción, por un milagro de Dios y Su Madre Santa María y de la bendita virgen Santa Catalina. Porque hubo allí una vez tan gran multitud de esos sucios insectos que los monjes de la abadía estaban tan atormentados de ellos que dejaron el lugar y se fueron, escapando, a las colinas. Y entonces la Virgen Bendita vino y se encontró con ellos y les dijo que volvieran al monaterio, y que nunca más los harían sufrir ni los molestarían. Hicieron lo que les dijo y volvieron, y desde ese día nunca más vieron ni una pulga ni una mosca, ni ningún otro tipo de tal corrupción que los atribulara”. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario