2 de julio de 2018

De "Libros recibidos y encontrados": La poesía, arte corporal

En la introducción a su libro How to Read Poetry Like a Professor Thomas C. Foster observa cómo a lo largo de su carrera ha encontrado que muchos de sus estudiantes que han querido escribir poesía no la leen ni les gusta (“I can’t tell you the number of students over the years who told me that they like to write poems, but they don’t read them.”)(3), lo que le parece, con razón, desproporcionado. Lo cierto es que, como sigue observando, esta rara actitud indica que hay en nosotros un fuerte impulso poético aunque no nos guste leer poesía.

La observación de este experto profesor de escritura creativa es acertada y se puede aplicar no solo a sus estudiantes sino a un sinfín de poetas nada estudiosos que, no siendo lectores de poesía que no sea la suya, poco o nada pueden saber sobre la naturaleza de la poesía como forma artística ni tienen cómo reconocer, menos aun producir, un auténtico poema.

Por lo mismo, ofrece este ingenuo professor su libro—más bien manual—sobre las características que hacen de la poesía una forma de arte universal y, se podría decir un poco exageradamente, eterna. Porque la poesía es una forma de expresión humana tan antigua--si no más--como el uso de la palabra, don distintivo de la especie.

Es de palabras que se compone la poesía, arte verbal por excelencia. “Poetry uses language—escribe Foster--to take us to a place beyond language.”(7) Y por lo mismo, reconoce lo que todo verdadero poeta sabe muy bien, que escribir poesía “is a full-contact activity”(7), es decir, una actividad física, corporal.

Quien no acepte que, como todas las artes, la poesía es producto de un ejercicio corporal, una forma de sensualidad enfocada, no puede ni leer poesía ni pretender siquiera escribir un verso poético.

Cita Foster al poeta norteamericano Robert Pinsky, quien en The Sounds of Poetry afirma acertadamente que siendo la poesía un arte vocal no puede sino ser un arte corporal. La poesía no se da sino cuando se la lee en voz alta, cuando la palabra impresa se interpreta recitándola, como se interpreta la partitura con el sonido la orquesta.

Al recitar un poema, como al escribirlo, entran en juego las cuerdas vocales y los órganos de la articulación, el diafragma, los pulmones, el corazón, la sangre y todo el cuerpo agitado por la magia de la palabra dicha en voz alta. No menos activos están los oídos que hacen de carnales caracolas donde el sonido se vuelve un mar bravío.

Habla Foster de cómo al decir y oir la poesía la sentimos. Por los oídos y a través del sistema nervioso va al cerebro y nos aprieta el pecho o el estómago, nos agita el pulso, nos pone los pelos de punta, nos sobrecoge. “We have—dice—bodily as well as emotional or intellectual responses to poetry.”(13) Lo intelectual y emocional de la poesía es una misma cosa con lo sensual de la experiencia corporal que la crea en la escritura y la recrea en la lectura en voz alta.

Si solo esto se aprendiera de este libro explicatorio—que la poesía ha de escribirse y leerse con todo el cuerpo enardecido--ya sería bastante. El resto son consideraciones formales que, aunque imprescindibles, no tienen cabida en esta breve nota.


  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario