27 de julio de 2016

Poesía: Veintiún poemas de José Luis Mendizábal

13:32 By Santiago Daydi-Tolson

SAGA DEL AIRE
Veinte poemas del aire y un suspiro

TACTO

Déjame olerte una vez más.
Abrir las alas de mi olfato,
mordisquear la trama del aire
y paladearla como un sabueso.
Sentir tu caricia con la brisa
y guardarla como un beso
dentro de mi entraña.



PESCA

Te huelo.
Te percibo en el viento.
Eres tú, no existe otra lógica.
Has tirado tus redes
al oleaje del aire
y es tu aroma
el perfecto señuelo  
para la boca de mi olfato.
Yo soy tu pez
y ambos sabemos
que picaré siempre
ese anzuelo
y su inevitable cebo.

TELAR

Justo en esa esquina
que ves a lo lejos,
al dar la vuelta,
sentí en mi cara
el golpe del aire
que traía en sus alas
tu aliento.
Entonces me elevé
como lo hace
un cometa sin miedo
y desde arriba
divisé nuevamente
la orografía de tu cuerpo.
Aire, aire travieso
eres como un bastidor
que siempre teje
un vestido nuevo
tuyo, que me pruebo.

RELOJ

Me impregna tu aroma.
Se convierte todo él
en mi atmósfera,
que todo lo abarca.
Desde el suelo al cielo
y desde el cielo al sueño.
Puedo así contar el tiempo
una y otra vez más.
Desde el suelo al cielo
y desde el cielo al sueño,
con la percepción
del vaivén del olor
de su ida y su regreso.

MUSICA

Toca el viento
sus arpegios
en el instrumento
afinado de tu cuerpo.

Prodigioso ejecutante
que obtiene
delirios de sonata
de tu voz exenta de pudor
y con tu entrega
appassionata

BUQUÉ

Como dedos
son los hilos de tu aroma
que utiliza
el vehículo de tu pelo.
Y es que hablan
el lenguaje de los  mudos
y preparan
el brebaje que me atrapa
y el licor
que en tu cuerpo
se destila
y me embriaga.

ÓLEO

La luz de la ventana
ha descubierto
en tu cama
las gotas de sudor
que escurren
por el lienzo de tu carne.
Un arcoíris ha pintado
en esos ríos
que crecen su caudal
al ritmo del pulso
de tu sexo.
Lujuria de colores
que se elevan
y trazan la bóveda
de nuestro cielo.

JUEGO

Un girón de tu vestido
levanta el niño del viento.
Me enseña
con su travieso juego
tu íntimo santuario
con todos tus secretos.
Luego ya no puedo
descolgar de la memoria
las columnas que
guardan a tu templo.
Soy presa y mi vista
me ha implicado
en toda tu extensión
y en tus adentros. 

CLIMA

Mis dedos alisios
recorren en cálidas
ráfagas de brisa
la geografía de tu cuerpo.
Húmedos besos
te llueven y
aumentan el caudal
de tus ríos,
ahogando en su cauce
la pasión de tus quejidos.
Dedos que se desplazan
de tus sierras a tus playas
y te visten del clima
que brota de mis manos.

CUERVOS  

Un pentagrama cuelga
y orea en el cielo.
Vuelan y se posan
las corcheas
creando melodías
que evocan la fricción
de nuestros cuerpos
y tu vaho en mis oídos
y el placer de lo prohibido
y el recato desbordado
y el cantar de tus gemidos.

ACUARELA

Aguamarinas del éter
pintan los nimbos y cirros,
como trazos de Nierman,
como Boteros por niños.
Son pinceles del viento
de obras fugaces y breves,
de niños embelesados
y uno que otro demente.
El cielo es lienzo pequeño
para abarcar tu figura
y si no puedo, borrarte
y volverme a la cordura.
Aguamarina del cielo
de un Van Gogh alucinado
¡Préndeme el cosmos por ella!
que quiero oler tus colores
que me evoquen a mi estrella.

DANZA

La parvada  baila en el aire
en el proscenio del cielo.
¡Qué hermosas coreografías!
escribe el maestro viento.
Así es, cuando tú caminas
y te quedas con mi aliento,
dibujando caleidoscopios
con los giros de tu pelo.

CÉFIRO

Te filtras  por las rendijas
como quisiera yo hacerlo.
Eres aire que me recorre
por los recovecos del cuerpo
Silbas en mis estrechos
y en mis remansos, silencios
y cuando duermo en tus brazos
me acaricias con tus dedos.
Viento templado y ligero,
tan húmedo, como tus besos.

MEMORIA

Se deshacen los sueños
como cirros por los vientos
y el rocío se nos muere
bajo los rayos de Helius.
Pero tú nunca te pierdes
estas siempre patente,
resguardada de todos
bajo mi críptica mente.

Y en las frescas mañanas
como brisa desciendes
y en las noches del desvelo
como conjuro apareces.

VELETA

Si yo pudiera cambiar
el rumbo de tu mirada,
como el viento lo hace
con mi veleta de casa
o convertirme yo todo
en una giralda de alientos
y poder ser de tu aroma
un chalado catavientos.

MOLINOS

Enemigos del Quijote
con sus gigantes brazos
en la llanura manchega
rompen el aire a pedazos.
Tal vez haces lo contrario
con esos tus brazos blancos,
pues el aire que despiden
lo aglutinas en mi olfato.
Y así, en esa alba llanura
te recorro con mis pasos
respiro el aire que emanas
y con lanza y a caballo
elimino a todo gigante
que corte tu aire a pedazos.

GOURMET

Cuando pasas a mi lado
con ese andar descuidado,
cada estela que tú dejas
vuelve al aire sazonado,
con la esencia de tu cuerpo
en  un plato  degustado
que me como a pedacitos
y  disfruto con mi olfato.
Y es que olerte es comerte
un banquete al paladar
que es guisado en el aire
y  que hierve con tu andar.   

SAETA

Gime el viento en las copas
de los árboles,
como saetas que rasgan
el telón del cielo.
Diez saetas tienen mis manos
cuando recorren tu templo
y lo hacen gemir
con el roce de los dedos.
Y tus  murmullos quedan
como ecos fatigados
del hablar de las saetas
que a tu cuerpo han venerado.

PAS DE DEUX

Sus pies
no tocan el suelo
sus brazos
no llegan al cielo
suspendidas
en el aire
son torbellinos
del viento.
Mariposas sin alas
trompos
de giros soberbios.
De la tierra
se desprenden
como hojas
por el viento
y en ráfagas sus pasos
escalan hacia el cielo.
Yo solo imito
sus vuelos
como si fuera
un juego
para llegar en ventiscas
y poder apagar
tu fuego.

ANEMOSCOPIO

Desde la manga del viento
un caballero escondido
que toca todas las pieles
con sus múltiples vestidos.
Desde la brisa templada
al vendaval galopante,
como un exótico monzón
o un siroco agobiante.
Con atuendo del cálido ostro
o arropado del frio mistral,
la turbulenta tramontana,
el seco y sucio levante,
los alisios que acarician
y el jasmin tan sofocante.
Pero de todos estos ropajes
de este caballero andante.
Yo me quedo con tu vaho
que sopla desde tu boca
y  hace temblar mi carne.

SUSPIRO

Y después,
cuando el viento ya no sople,
cuando todo este calmo,
cuando no se mueva una hoja del árbol;
Te diré algo:
- Sé que no respiro
si no comparto el aire contigo.
Y es que si no estás,
el aire se seca en mi garganta
y pierde su camino,
y la pausa
como ensayo de agonía
se vuelve suspiro.
Mi aire no está en el viento
que mueve a los molinos,
no cabalga en los ijares
de las flechas,
no levanta hojas del suelo,
ni a las nubes deshace,
ni juega en rascacielos.
Mi aire nace
directo de tu boca,
como vaho que destierras
de tu entraña
y trastorna mis sentidos.
Es tu hálito invisible
que al sentirlo me estremece
y despierta el magma de mi carne
que me hierve.
Es susurro encendido
en mi oído
que convence.
Son tus dedos en tropel
como navajas
que cortan a mi aliento
cada vez que me recorren
como vientos.
Esas ráfagas gestadas
en las fallas de tu cuerpo.
Por eso la esperanza
de mezclar nuestros respiros
esta siempre latente
y aguarda el respirarnos,
nuestro suspiro.

===========
Miércoles 27 de julio, 2016

5 comments:

  1. Magnífica La Saga del Aire. Desde el título te atrae, también sus facetas y perfectísima combinación del aire, olfato y fino erotismo.
    Escribiente

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos ¿Tiene mås poemas?
    Gracias
    Esteban Domingo

    ResponderEliminar
  3. ¡Me gustaría que me los hubiesen escrito a mí! ¿Cómo será el poeta?
    Roxana de Cyrano

    ResponderEliminar
  4. Si mal no recuerdo, Decía Oscar Wilde; la frontera entre el erotismo y la pornografía es la cantidad de luz. Sin embargo en este caso y me refiero a 20 poemas del aire y un suspiro de José Luis Mendizábal más que iluminar deslumbra y no por eso cae en la pornografía. Con su poesía he realizado un paseo erótico que hizo recordar mi juventud y mi primer amor. Quien no recuerda el aliento de la mujer amada en el instante inmediato antes del beso.
    sentí en mi cara
    el golpe del aire
    que traía en sus alas
    tu aliento.

    ResponderEliminar
  5. MAGNIFICO TRABAJO EL DEL DR. MENDIZABAL QUE DESDE MUY JOVEN DEMOSTRO SUS HABILIDADES Y BUEN GUSTO, FELICIDADES POR PUBLICAR PARTE DE SU TRABAJO.

    ResponderEliminar