10 de febrero de 2016

Elucubraciones: La mañana del dragón. Anónimo

08:33 By Santiago Daydi-Tolson

La cuestión es siempre por dónde agarrar al dragón por la mañana, recién despierto.

El temor mayor es recibir de lleno el coletazo de escamas astilladas o sufrir el chamuscón de uno de sus flatos ígneos.

Largos y muchos años de experiencia enseñan que, se haga lo que se haga, a la larga, y después de una primera pelotera, el dragón matinal se vuelve a su modorra de animal, aburrido del alboroto, y uno sobrevive un día más con algunas quemaduras y rasmillones de no mucho cuidado y uno que otro hueso roto muy de vez en cuando.

Nada digno del héroe.

Los caballeros de casco emplumado y caballos percherones pasaron hace mucho a la historia y, más aún, a la leyenda. De ellos no queda ni una tumba, ni una esquirla de fémur de reliquia.

El dragón a veces los interpela en sueños a que lo ataquen y sacude la cola de contento. Su enorme cola que lo rompe todo.

Se ve a las claras que los echa de menos, que añora esa edad de armaduras relucientes y tábanos sabrosos.

Duerme el dragón la dispepsia de la melancolía y engorda de nostalgias.

Le enrabia despertar.


==================================
Miércoles 10 de febrero, 2016

0 comments:

Publicar un comentario