20 de febrero de 2019

Tres poemas de Adán Echeverría










Del Dadaísmo del Diablo
Dobla
dóblame
dóblate doblégalos
que los diablos débiles
digan de la directriz del día
los dédalos deseosos de dátiles
doscientos querubines díscolos
derrumban sus derechos desgastados
de verdad dicen que sus dioses
dialogan entre durmientes dromedarios
y al despertar dulcísimo
dantescos demonios despiden a Dadá.


El hombre feliz
En esta encrucijada espero por el hombre feliz
He visto pasar carretadas de payasos
esos convertibles rojos que siguieron hacia el norte
mujeres con los ojos pálidos de amor
pasaron también de rodillas
Tres niños pasaron corriendo
el primero con el cabello largo y el rostro lleno de pecas
la segunda era una niña gorda con el vestido azul manchado de      pastel
el tercero un niño con el sombrero de paja y los pantalones rotos
La cruz del pavimento que no termina de crecer
se convirtió en círculo
porque los niños descalzos giraron y giraron
Me vieron y se quedaron silenciosos bajo mi sombra
¡eah vamos sigan su camino! aullé
El gran ojo del sol fue diluyendo entre las nubes
cayeron gotas
los niños y la niña gorda me salpicaron los zapatos con sus ganas
tuve que correr tras ellos para castigarlos
exhausto caí sobre los charcos
su risa me mordía los pies descalzos
El hombre feliz jamás llegó a la encrucijada


Kallisti (para la más hermosa)
Quiénes se disputarán tu premio
Oh hermosa Eris
Hera, Atenea, Afrodita
Debajo de la lengua has dejado
tu manzana de oro
y no hemos podido reconciliarnos
ni bajo los ojos de Quirón
Quiénes se disputarán tu premio
Oh hermosa Eris
Eifi, Lucrecia, Ileanita
Sin el aguamiel de tu rostro
nos hemos cansado de mirarnos
unos en otros
reticentes a tus dones
en esta lúgubre cueva que renacemos
Danos tu manzana de oro
envidiable Eris
que la discordia nos sostiene del cabello
para padecernos bajo la noche amarga
En el encino cuelga nuestro fruto sagrado
que nos cambia el rostro
el diminuto rostro ya quemado por las horas de sol
acariciando la gloria de la luz que ya no nos discute
este amanecer cuando te hemos invocado
¿Quién se quedará con tu regalo?
¿Cuál será el ganador de esta batalla de dioses?

Dentro del silencio me robaré nuevas Helenas
para curarme la cicatriz
que todas me han impuesto.
Helena Elena Helenita de brazos suaves
surges detrás del alba
y con todos mis cuervos voy hacia tus ojos
para sentirme dardo traspasándote los muslos.







Adán Echeverría. Mérida, Yucatán, (1975). Doctor en Ciencias Marinas. Premio Estatal de Literatura
Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía,
Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007). Becario del
FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado en poesía El ropero del suicida (2002),
Delirios de hombre ave (2004), Xenankó (2005), La sonrisa del insecto (2008), Tremévolo (2009), La
confusión creciente de la alcantarilla (2011), En espera de la noche (2015), Trapacería y fiesta (2015); los
libros de cuentos Fuga de memorias (2006) y Compañeros todos (2015) y las novelas Arena (2009) y
Seremos tumba (2011). En literatura infantil ha publicado Las sombras de Fabián (2014).
Email: adanizante@yahoo.com.mx romeodianaluz@gmail.com

8 de febrero de 2019

Una colaboración póstuma


Fue Eduardo Valenzuela un colaborador constante de labrapalabra, proyecto que apoyó desde los días en que la revista digital dependía de la dedicación de varios alumnos del Departarmento de lenguas modernas y literatura de la Universidad de Texas en San Antonio. Fue él quien se mantuvo activamente a cargo de la publicación una vez que ésta dejó de estar relacionada con la institución y  ya no contaba con el interés de ésta. 

Su contribución principal fue mantener el entusiasmo por el valor del proyecto e insistir en seguir publicando periódicamente lo que se transformó en el blog que es ahora. Se ocupó de diseñar el blog y mantenerlo al día. Y también contribuyó con algunos textos sobre tecnología digital y algunas fotografías.

Eduardo era un fotógrafo. 







Son fotos que había pensado publicar en labrapalabra las que aquí se muestran como su última contribución a la que fue por varios años motivo de su afición.





Queden aquí como muestra de su talento en homenaje a su dedicación y como un recuerdo de lo mucho que hizo porque este blog se mantuviera activo.




6 de febrero de 2019

Algo sobre la pereza



Dice el refrán algo así como que la pereza es madre de todos los vicios. Para mí siempre había significado que la pereza llevaba a los demás vicios: los engendraba, eran su natural descendencia. Pero si se tiene en cuenta que la expresión “madre de” puede usarse como superlativo, me pregunto si el sentido del refrán no es un tanto diferente y se refiere más bien al carácter de vicio principal de la pereza. Siendo ésta un pecado capital en el pensar judeo-cristiano tal vez en el refrán haya derivado a un sentido de causa y efecto en vez de limitarse a su referencia superlativa.

           
Sea como sea, ambas interpretaciones resultan válidas y significativas. La antigua sabiduría que estableció los siete pecados capitales, de los cuales la pereza es uno nada desdeñable, caló profundamente en la psicología humana. Es obvio su entendimiento de la pereza como defecto gravísimo en el individuo. Están los refranes sobre quien madruga dios lo ayuda y el del camarón que se duerme y se lo lleva la corriente, porque contra la pereza se alza todo movimiento y agitación, la diligencia y sus virtudes hermanas, que algo tienen que ver con trigos bien o mal sembrados y lámparas listas o descuidadas.
            Gran tema el de la pereza. Pero de casi imposible comprensión porque ¿qué escritor, qué filósofo, qué estudioso que se da el trabajo de llevar sus elucubraciones al papel ha sido o puede ser perezoso? Pecado es la pereza del que se tiene poca confesión directa.
            “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, me digo, mientras trato de recordar algún tratamiento literario de la pereza. ¿Hay personajes perezosos en la literatura universal? ¿Es el pícaro un perezoso? ¿Lo es Sancho, tal vez? ¿Y qué tal los personajes del 98 y otros soñadores de fin de siglo? ¿Un perdido, del chileno Eduardo Barrios es novela de la pereza? ¿Y qué tal la poesía, acaso un producto destilado en el dulce no hacer nada? 

La tentación a abandonarse a lo fatalmente determinado —cumplir sin mayor plan ni sentido el proceso irrelevante de una vida— es una de las fuerzas poderosa de la pereza. Hablemos de pereza existencial, especie de quietismo no religioso.

Es difícil trabajar cuando no se tiene una convicción del valor del trabajo. Tal vez en cada perezoso no hay otra cosa que una profunda convicción en la inutilidad de todo esfuerzo, algo así como un fatalismo existencial. Comprender que no hay modo de dar con la satisfacción ansiada y que no importa qué se haga, siempre habrá modo de desvirtuar lo hecho, es suficiente razón para dejar de lado todo plan de trabajo y todo interés de entusiasmarse en algo. La pereza es un problema moral, una incapacidad de comprometerse, el resultado de una profunda cobardía. Eso es: temor y falta de coraje para enfrentarse a la realidad.


Hay en la pereza algo más profundo que tiene que ver con la visión esencial que el individuo tiene de la realidad y no se refiere solamente al aspecto económico, social, laboral, sino a una condición mucho más profunda y absoluta.

La pereza adquiere ribetes filosóficos en cuanto responde a una visión de la realidad a una concepción del individuo en ella, de la razón de ser de la existencia. Representa la base sobre la que crece una profunda inapetencia que es directa consecuencia del pesimismo y la desesperanza.  

3 de febrero de 2019

El lector indeseable

Demasiado satisfecho de sí mismo el lector indeseable se ufana de tanto como sabe. Pasa las páginas con mano delicada que disimula el puño indignado y el dedo acusador. Hasta en el libro más prolijo y en el autor más exigente encuentra el error, la falla humana, el defecto imperdonable. Lee con placer de cazador que atrapa bestias azoradas, con regustos del que saja y corta, con delicias de magistrado y verdugo. No hay texto en que no pueda clavar la uña enroscada del mandarín, el intocable.
            Cuando cierra el libro que ha leído o lo guarda entre otros libros que no volverá a leer, sino sólo para criticarlo, o lo tira a la caja de los que va a vender por nada en la tienda de libros desechados.

2 de febrero de 2019

Para "Insectarium": Insectos y un arácnido en "Proverbios"

Entre otras varias ocasiones en que en la Biblia se hace referencia a insectos, se encuentra en Proverbios 30:24-28 la mención de las hormigas y las langostas como seres mínimos de gran sabiduría y por lo mismo ejemplo de conducta para los humanos.

"24. Hay cuatro seres los más pequeños de la tierra, pero que son más sabios que los sabios: 25. las hormigas—multitud sin fuerza— que preparan en verano su alimento;"


"26. los damanes—multitud sin poder—, que ponen sus casas en la roca;"




"27. las langostas, que sin tener rey, salen todas en orden;"



"28. el lagarto, al que se agarra con la mano y está en los palacios de los reyes".

En otras traducciones, tanto al castellano como al inglés, esta cuarta alimaña es una araña y los domanes, que obviamente son los animales a los que se refiere el texto bíblico, son conejos.

Curioso detalle que habla de la exactitud del libro infalible.

Nota: No siendo yo especialista en las llamadas sagradas escrituras ni siendo esta nota sino un rápido comentario, no me he preocupado de dar las referencias exactas de las traducciones consultadas.

31 de enero de 2019

Un poema de Maggy de Coster

Heureux ceux qui s’élèvent
Heureux ceux qui s’élèvent dans la splendeur de la lumière céleste et qui chantent l’hymne de sagesse dans la montée du jour quand l’hirondelle revient de son voyage au bout de l’Infini
Heureux ceux qui glanent le champ de l’Humanité et qui y laissent germer les semences de l’éternelle paix dont les opprimés ont soif du Levant au Couchant
Heureux ceux qui trouvent la voie non encore tracée qui mène à la fortification abritant l’Esprit et les armoiries de l’Amour
Heureux ceux qui entendent la voix de l’enfant muet dans le regard duquel se lisent les pages souillées du livre de sa vie
Heureux le poète qui, à grand renfort de mots, affiche les maux qui se propagent dans les tissus de l’Humanité.



Felices los que se elevan
Felices los que se elevan en el esplendor de la luz celeste y que cantan el himno de sabiduría al nacer del día cuando el ruiseñor vuelve de su viaje al límite del Infinito
Felices los que espigan el campo de la Humanidad y que dejan germinar las simientes de la eterna paz de la que tienen sed los oprimidos desde el Levante hasta el Poniente
Felices los que hallan la vía aún no trazada que conduce hasta la fortificación abrigando el espíritu y el escudo del Amor
Felices los que escuchan la voz del niño mudo en la mirada de quien lee las páginas manchadas del libro de su vida
Felices los poetas que, con palabras fuertes, denuncian los dolores que se propagan en los tejidos de la Humanidad 

(De Avant l’Aube/Antes que despunte el alba. Edizione Universitarie Romane, Roma, 2017)


BIOGRAFÍA
Periodista, escritora, poeta, traductora, antóloga y conferencista, poseedora de un D.E.A. de Sociología del Derecho y relaciones sociales, Maggy De Coster, publicó treinta obras sin distinción de géneros: poesía, novelas, cuentos, ensayos periodísticas etc. Fue miembro de la Asociación de las Mujeres Periodistas (AFJ), es socia de la Sociedad de la Gente de Letras (SGDL), miembro del PEN CLUB francés, ex-societaria del Comité director de La Sociedad de los Poetas franceses donde organizaba  encuentros literarios mensuales y fue jefe de la redacción de su revista l’Agora. Es socia de la Société des Gens de lettresy directora-fundadora de la revista literaria Le Manoir des Poètes. Consiguió el Primero Premio de la Academia Internazioionale Il Convivio en Sicilia, Italia, (2003) y varios otros premios así como el certificado de Honor al Mérito del Colegio Octavio Crespo en Panamá (2010) como conferencista.EsOrganizadora de talleres de escritura en las escuelas primarias y secundarias y en la Universidad. Actualmente se dedica a la pedagogía periodística y el periodismo cultural y participa en los foros de orientación de los alumnos de la enseñanza secundaria como periodista y también hace parte del comité científico de la revista Le Pan Poétique des Muses, una revista internacional feminista y universitaria. Sus poemas son traducidos en italiano, catalán, inglés, rumano, persa, serbio, y árabe. Consiguió varios premios en Francia, Italia y América latina.
Su obra literaria (poesía y novela) es traducida y estudiada por el departamento de Letras y lenguas extranjeras de la Universidad de Cagliari en Cerdeña ( Italia), bajo la autoridad del Profesor Mario Selvaggio.